Cuidados faciales durante el verano

La llegada del verano supone para nuestra piel un riesgo mayor a la aparición de afecciones que la debiliten y que, de cara al exterior, esta se vea debilitada. La exposición al sol, la sal del mar, el cloro de las piscinas, o el aire acondicionado son algunos de los factores que hacen que nuestra piel sufra, por lo que es necesario que durante estos meses el cuidado de nuestra piel sea más intensivo.

Si quieres que tu piel se mantenga sana durante estos meses de verano, te dejamos algunas recomendaciones que deberás seguir para prevenir futuros daños que vean repercutidos en un envejecimiento prematuro cutáneo.

Limpieza cutanea

El sudor o la suciedad puede provocar que nuestros poros estén tapados por impurezas, dando un aspecto apagado y poco cuidado. La limpieza cutánea es una rutina que debemos tener en cuenta de mayor manera en verano. La exfoliación tiene como objetivo limpiar nuestra piel de esas impurezas y eliminar las células muertas. Acompañando este proceso con una crema hidratante, al ser posible que contenga aloe vera, conseguiremos mantener nuestra piel saludable y brillante.

Usa protección solar

Una crema protectora solar de un alto indice de protección será suficiente para evitar quemaduras, rojeces e irritaciones de la piel. Evita tomar el sol en las horas de mayor intensidad. Cuando tomes el sol, evita estar mucho tiempo expuesto. La piel tiene efecto memoria y en el largo plazo, puede ser propensa a la aparición de manchas y un envejecimiento más acelerado. Para la cara, utiliza una crema especial distinta a la que puedas usar para el resto del cuerpo.

Alimentación e hidratación          

El mayor porcentaje de nuestro cuerpo está compuesto por agua. Es por ello que necesitamos estar hidratados para que nuestro cuerpo trabaje de manera eficiente. Además favorecerá que nuestra piel no se reseque y acelere el envejecimiento. En los meses de verano la ingesta de agua aumenta con respecto a otros meses, debido a una mayor velocidad de deshidratación. Lo aconsejable es ingerir mínimo 2l de agua al día. Puedes combinarlo con la ingesta de verduras y frutas que aportan gran cantidad de líquidos.

Si queremos evitar cambios irreversibles en nuestra piel, conviene que prevengamos antes estos posibles daños y conseguirás que tu piel se vea radiante durante el resto del año.

 

Search

Categorías

Servicios

Pide Cita

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Abrir chat
1
Bienvenido a Oliver & Alcázar
👨🏻‍⚕️ ¡Hola! Si tienes cualquier duda, o bien deseas pedir cita, puedes escribirnos a nuestro chat de Whatsapp.